martes, 2 de noviembre de 2010

Diario de una vida

Esta es la historia de mi bjd Lilith, quiero ir poniendola capitulo por capitulo para que todos conozcais su historia hasta este mismo momento. Está escrita como si fuese ella la que cuenta su historia en un diario, pero cuando llegue al punto de hoy creo que tendre que cambiar a tercera persona la historia dado a que hay cosas que ella no puede saber...bueno, eso ya se verá, espero que os guste.

CAPITULO 1: EL COMIENZO

Para comenzar con este singular diario de mi vida, tendré que empezar diciendo que mi nombre es Lilith Wilwarin, una chica no del todo normal como cualquier otra persona, y por ello, escribo mi curiosa vida desde mi comienzo, el de mis padres.

Toda historia anterior a una persona comienza con el amor que se tuvieron otras dos, los amados padres y los padres de tus padres y así ha sucedido siempre.

Mi historia comienza con Shaga Wilwarin y Helen, dos personas tan distintas y parecidas a la vez. Mi padre, Shaga Wilwarin era un elfo, si, habéis leído bien, un elfo, cuando aun ellos convivían con los humanos y otras razas en el mundo, antes de que todos ellos desapareciesen…

Shaga, perteneciente a la casa de los Wilwarin en su comunidad élfica, era un representativo guerrero del ejército personal del rey que allí gobernaba. Era de una de las ciudades más civilizadas de todos los elfos de la zona, aunque todos se puede decir que eran civilizados a su manera, dado a que había varios clanes dentro de una misma raza.

Este guerrero, de pelo largo blanquecino de lo rubio que lo llegaba a tener, era respetado y considerado por todos. La casa Wilwarin entera era respetada por todos, dado a que de ella salían siempre grandes guerreros y magos. Shaga tenía un buen estatus, trabajó para el gobernante y tenía todo lo que podía desear, pero como me contó mi madre, sólo había algo en él que le faltaba, algo que no todos encontraban y que él quería, el amor.

En una de sus expediciones por el bosque vio a una criatura que le fascinó, era una humana, una humana bellísima, de pelo largo ondulado y de un rojo sangre, tez pálida, labios carnosos y rojizos y ojos azules como el cielo. Esta belleza nunca vista en un humano por Shaga, le fascinó. Esta mujer estaba en un pozo de los alrededores de una comunidad humana que vivían cerca. Desde aquel mismo momento, mi padre iba todos los días que podía a ver a aquella bella mujer sin que ella se percatara de él. Un día, en donde la noche tenía luna llena, Shaga se acercó al pozo para meditar que era aquello que le tenía tan fascinado, pero no estaría solo, poco después de que él llegara una mujer se acercó. Era ella, aquella chica de pelo rojo color sangre y ojos celestes, al parecer aquel sitio era su sitio especial y solía visitarlo mucho. Shaga instantáneamente hizo el amago de irse, pero ella le pidió que se quedase, que la naturaleza era de todos. Aquellas palabras enternecieron más a mi padre. Sin saber como, aquella noche, un hombre elfo y una humana pasaron una noche hablando, conociéndose e intimando.

Pasaron varios meses cuando Shaga comprendió que aquella humana le daba lo que a él le faltaba. Aquella humana era mi madre, Helen, con la cual me tuvo a mí. ¿Como sucedió? Pues el amor es así de complicado, nadie lo entiende y surge cuando menos te lo esperas.

Una noche cerca de aquel pozo, donde nadie pudiesen verlos, sucedió algo místico, la concepción de un bebe mestizo entre un elfo y una humana.

Mi madre me tuvo en aquella época aunque no estaba casada, pero aun así se veía con Shaga y este nos cuidaba a mi madre y a mí. Yo vivía con mi madre en un pueblo humano y el a veces venia y se quedaba días con nosotras en la casa del pueblo. Solo conocí a mi padre de mi tan prestigiosa familia élfica Wilwarin, y aun así me siento orgullosa de llevar ese apellido.

Apenas recuerdo nada de mi padre, todos mis recuerdos han sido formados por mi madre, pero sí recuerdo el sentimiento que tuve mi decimo o no sé exactamente cuál de mis cumpleaños, en la edad que un humano tendría entre 3,4 o 5 años más o menos, dado que al ser yo semielfa, mi crecimiento es más lento que el de cualquier humano. Aquel sentimiento que tuve fue de angustia, de dolor, porque mi padre, Shaga, se tenía que despedir de mí y mi madre. Algo en el mundo que yo no comprendía estaba pasando y era algo que concernía a todas las razas que en él convivían. Al parecer su gobernante lo llamó para algo de gran importancia y desde aquel mismo momento, no volví a verle ni a él ni a ninguna otra criatura mística que en los bosques, montañas, cielos o mares habitaban. Todos desaparecieron, solo quedaron los humanos (y yo...)y al parecer hoy en día, nadie recuerda nada de lo que en aquella época sucedió y no tienen conocimientos de todos los que habitábamos antiguamente en el mundo. ¿Él por qué? Ni lo sé ni he podido coger información de aquellos porque ahora los humanos creen que estás loco…

Hay muchas preguntas que rondan mi existencia y que iré contando poco a poco aquí, en el diario de una vida.

Pronto: "Capitulo 2: Cuentos de mi madre"

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué me quieres comentar? :3
Recuerda no insultar y ser respetuoso! Gracias!